VerdeMente julio 2014


Relato sobre el Campamento Gorgorito
Publicado en la revista VerdeMente julio 2014
Texto completo


"La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño"
F. Nietzsche

Cantar – sentir - vivir


Para desarrollar la voz, lo mejor que podemos hacer es cantar. Cantar es un acto completo en el que intervienen el cuerpo, la emoción, el pensamiento y muchas más cosas…todo está en el juego. La voz es la guinda de esa tarta compleja.
Expresamos a través de ella, pero también ella nos expresa a nosotros, lo que está en nuestro consciente e inconsciente. En ese sentido, desarrollar la voz es muy interesante porque su sutileza y su profundidad nos abren la puerta a varias dimensiones y nos ayuda a vernos. Para mí cantar bien significa esto; HACER VIBRAR EL SER. Por eso, no nos limitamos sólo a embellecer la voz, también tratamos de despertar qué decir con esa voz. 
De esta forma nuestro canto se enriquece y se llena de vida haciéndole a cada voz única y personal gracias a su historia y su sentir. Transmite.

En el artículo publicado en el mes pasado mencioné que la receta mágica para reconstruir la identidad vocal es el tiempo y el juego. Este segundo, es porque por un lado, la voz es una herramienta para expresar y comunicar las emociones y ese trabajo no funciona aprendiendo ortopédicamente como si tratara de manejar una maquinaria porque no lo somos. Al cambio la sensación de jugar nos permite ser espontánea y mantener su funcionamiento orgánico. Y por otro lado, viendo a mis alumnos, la mayoría de las personas que han construido su identidad vocal lejos de su naturaleza ha tenido que ver con algún incidente emocional en la infancia y no por la decisión consciente siendo adultos. Cuando somos pequeños somos más vulnerables que de mayor porque precisamente, no tenemos una identidad sólida con la que podamos defendernos de las ‘majaretadas’ de los otros que hace emerger la necesidad de modificación en nuestra identidad. Por ello, en mi opinión, para reconstruir la identidad más verdadera hay que volver a la cimentación, a la niñez, donde se ha perdido la naturaleza y la libertad de expresión.

Un inciso. La identidad vocal no se tergiversa por sentir las emociones ‘negativas’ (tristeza, amargura, enfado, dolor, etc.). Estos tipos de emociones suelen ser omitidas por las personas “positivas”  como si fuera algo malo, pero no lo son. Evitar sentir este tipo de emociones no nos ayuda a construir una identidad vocal más verdadera, sino todo al contrario, es otra trampa sin más para tergiversar su naturaleza porque la vida no es positiva sino real, donde hay de todo. El aprendizaje del desarrollo vocal consiste en que sepamos vivir todas las emociones y no huir de ellas. Y por fortuna, las canciones nos pueden entrenar a sentir y vivir diversas emociones de forma muy placentera.

Aprender – experimentar - jugar

En el Campamento Gorgorito toda la clase es un continuo jugar en el que los participantes (yo los llamo gorgoritos) se vuelven como niños. Dejo que sean ellos mismos y les acepto tal cual son. Así, poco a poco van recuperando su esencia y su voz, haciéndose cada vez más flexible, libre y autentica.

Normalmente el campamento se realiza cada dos meses, por lo general un fin de semana de aprendizaje intensivo. Ahora aprovechando el verano que por sí solo ya invita a jugar, he programado una estancia prolongada. Eso nos permite tener horas de descanso en las que podrás crear el vínculo con tus compañeros y expresarte en un ámbito más cotidiano, o bien lo aplicas para reflexionar sobre tu identidad vocal paseando por la playa viendo Islas Cíes al fondo, o bañarte en esa agua cristalina para reposar los batiburrillos emocionales encontrados en la clase.

El Campamento Gorgorito no es una terapia vocal, es vida pura. Vamos a pasar los días jugando y cantando como un chiquillo, en grupo, nos apoyamos mutuamente para vencer el miedo, la vergüenza, el sentido de ridículo, todos los prejuicios y las locuras que se ha entrometido en la voz. Si la comida es el alimento que llena el estómago, el Campamento Gorgorito es el que llena el alma. Te nutrirás para poder realizar esa búsqueda de la voz con energía y te darás cuenta de lo poco que sentimos y expresamos sobre nosotros mismos. Verás un trecho entre la vida y la supervivencia en nuestra voz, y todo lo que significa la voz. Da igual si desafinas como un churro o tengas voz de pito, no es cuestión de cantar bien, sino de hacerlo. Cantar es un derecho que no ha de ser para nadie más que para uno mismo, como la vida tampoco se debería de vivir para otros. Aquí tienes un espacio donde podrás ejercer ese derecho y crecer siendo como tú eres.

Feliz verano.
Makiko Kitago




Comentarios