La voz del aprendiz, noviembre 2014

La voz del aprendiz es un espacio creado con el fin de que los alumnos tenga oportunidad de expresar su visión y compartir su proceso. Porque lo importante es el camino y no la llegada. Este mes he entrevistado a Rafael, "ojos del águila, corazón del niño y voz del lingote de oro" según Makiko.

Entrevista a Rafael:

“Cantar me da paz y mucha alegría de vivir”

ALEJANDRA- Buenas tardes, Rafael. Antes de comenzar, muchas gracias por tu colaboración… Cuéntanos ¿qué te impulsó a querer aprender a cantar?

RAFAEL- Bueno… cantar es algo que viene de cuando eres pequeñito y casi no tienes uso de razón. En mi caso, recuerdo que con mi abuela y mi madre cantábamos mucho… En aquella época en España lo de tener una radio, o una televisión, era algo casi imposible. Por eso en casa se cantaba mucho. También cuando salíamos de viaje… Siempre cantábamos en el coche.

A- Es un modo estupendo de evitar que los niños se aburran en los viajes…

R- Yo lo primero que les preguntaba cuando me sentaba en el coche era “¿cuándo llegamos?”…

A- ¿Cuándo deseaste aprender a cantar? Porque cantar, por lo que cuentas, lo has hecho toda tu vida

R- No  A- ¿Y eso?

R- Dejé de cantar pronto porque para oírme debía de chillar mucho… Y siempre me decían “cállate”

A- Caray…

R- Para mí cantar siempre ha sido una asignatura pendiente. Algo que siempre he querido hacer pero que por diferentes motivos (el trabajo, el día a día..) fue quedando arrinconado… ¿Por qué? Porque se suele pensar que cantar es algo ameno y bueno pero con lo que no te vas a ganar la vida… Yo creo que cantar es una terapia maravillosa

A- ¿Cómo conociste a Makiko?

R- A través de Bárbara, mi compañera, que estudiaba kaizen por entonces y que la conoció en uno de sus conciertos de nanas. Vinimos a verla un día los dos. Ella con la esperanza de que me diera clases a mí y yo con la esperanza de que le diera clases a ella…

A- Y ahora venís los dos…  R- Si 

A- ¿Crees que las expectativas que tenías cuando empezaste estaban muy alejadas de lo que te encontraste después?

R- Bueno, todo es un aprendizaje ¿no?

A- No me refería a eso... Cuando uno comienza, cree que se va a encontrar con algo pero a menudo la realidad le sorprende…

R- La realidad es que hay que estudiar mucho. Uno cree que cantar es fácil pero no. Es una disciplina. Necesitas estudiar, dedicarle tiempo. Algo que yo no hago

A- ¿Y eso? ¿No tienes tiempo, tal vez?

R- Soy vaguete más que otra cosa. Y la verdad es que cada vez que canto paso un rato maravilloso.

A- ¿Y no te apetecería ser capaz de hacer eso solo, en casa?

R- No es lo mismo. No me sale y no sé por qué… Yo también pinto y en casa tampoco puedo. Necesito ir a un estudio de pintura para pintar. Quizás se deba a que aún no he podido crear un espacio en casa en el que estar tranquilo y a gusto para cantar y pintar.

A- ¿Qué cambios has notado en tu vida a raíz del trabajo con la voz?
Mucha gente que conozco, entre la que me incluyo, ha notado cambios importantes en su vida, cambios que a veces son sorprendentes… En la respiración, por ejemplo.

R- Yo a ese nivel no he notado cambios… Lo único que noto es que me ayuda mucho y es muy agradable… Respecto a lo de la respiración, Makiko insiste en que cojo demasiado aire y yo creo que no cojo suficiente…

A- No pretendía preguntarte si habías notado cosas concretas en la respiración sino si habías descubierto cosas inesperadas… Por lo que me dices, lo que más has notado es que te relaja y te da paz

R- Sí me da mucha alegría interior

A- ¿Y eso por qué crees que es?

R- No lo sé. Es como la pintura… Cuando pinto o canto me siento muy a gusto… Pero con la pintura me pasa algo que con la música no me ocurre. Cuando termino un cuadro pienso: “¡Anda! ¿esto lo he pintado yo?” Parece que el cuadro tiene vida propia. Es él por sí mismo. No sé cómo explicarlo… Con la música es diferente.

A- Quizá si grabaras lo que cantas tendrías una sensación parecida

R- Sí, tal vez… He grabado varias cosas y no reconozco mi voz

A- Eso nos pasa a todos, al menos al principio, hasta que nos acostumbramos a oírnos desde “fuera”…

R- La verdad es que me he grabado poco… Pero he notado que el tono de mi voz grabada suena más grave de lo que oigo cuando canto…  Makiko cree que mi voz es más aguda de lo que yo imagino. La primera vez que vine le dije totalmente convencido que mi voz tiene un registro de barítono. Pero cuando me oyó cantar me dijo: “Pues, no. No eres barítono, eres tenor”

A- ¿Y qué cantas en las clases?

R- Música clásica. Me encanta. Me gusta mucho también la música moderna pero con Makiko canto, por ejemplo, “Sebben crudele”…

A- Y tal como estás ahora, ¿hacia dónde crees que vas respecto al canto?

R- Si le dedicase más horas, que es lo que Makiko no para de repetirme, incluso creo que podría dedicarme a cantar

A- ¿Dónde?

R- Me ha comentado que hay sitios para celebraciones, bodas… No creo que tenga una voz para dedicarme a la ópera, por ejemplo…

A- Para eso hacen falta años de preparación…

R- Y yo no me preparo… A este paso acabaré con noventa años… Me encantaría poder cantar en algún sitio, transmitir con la voz

A- ¿Y por qué no lo haces?

R- Pues, no lo sé. Será que todavía creo que no es el momento… También hay algo más. La música clásica no es para todo el mundo. A la gente, en general, le gusta otro tipo de música: moderna, pop… Nos es para todos los gustos... Por más que digan que sí, yo estoy convencido que no

A- Ninguna música es para todos los gustos ¿no te parece?… ¿Cuánto tiempo llevas con Makiko?

R- Un año y pico…

A- Así que tenor…

R- Eso es lo que dice ella e insiste, además. Yo creo que la maestra se equivoca

A- No lo creo… Si ella está convencida de que eres tenor, yo no lo dudaría.. .Bueno, Rafael, para acabar… ¿qué les dirías a otras personas que están haciendo tu mismo camino o están a punto de empezar?

R- Les diría que cantar es algo muy bueno con independencia de que quieras ser o no un profesional. Cantar es algo tan maravilloso como bailar. Y si no que se lo pregunten a Makiko. Yo les animo a que canten cualquier tipo de música, a que vivan esa experiencia…

A- Muchas gracias por tu colaboración

R- Gracias a ti.



Comentarios